22 de Mayo de 2018

Riviera Maya

En el municipio no queda rastro del rastro municipal del 99

En consecuencia los 65 carniceros sindicalizados lidian con los precios de los supermercados.

Los 65 carniceros sindicalizados en Playa del Carmen, ven afectadas sus ventas debido a los bajos preciso de la carne congelada que se oferta en los supermercados.  (Adrián Monroy/SIPSE)
Los 65 carniceros sindicalizados en Playa del Carmen, ven afectadas sus ventas debido a los bajos preciso de la carne congelada que se oferta en los supermercados. (Adrián Monroy/SIPSE)
Compartir en Facebook En el municipio no queda <i>rastro</i> del rastro municipal del 99Compartir en Twiiter En el municipio no queda <i>rastro</i> del rastro municipal del 99

Luis Ballesteros/SISE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- El rastro municipal inaugurado por ex presidente municipal interino, Javier Cal López, en marzo de 1999, fue un "espejismo", un movimiento político para "ganarse" a los carniceros de Playa del Carmen, orquestado por Roger Lizárraga, asegura William Franco, conocido como "El tío",  actual presidente del Sindicato de Carniceros y Tablajeros de Playa del Carmen "Luis Donaldo Colosio". 

Un kilómetro antes de llegar a la penitenciaría de Playa del Carmen se ubicaba el predio que alguna vez se inauguró como rastro municipal, el cual nunca llegó a operar y resultó ser solo un “gancho” político perpetrado por el entonces líder tablajero de aquella época, Roger Lizárraga, quien ya no radica en esta ciudad.

El predio, que tenía unas cuantas paredes, actualmente es imperceptible porque está cubierto de vegetación, y nadie podría adivinar que ahí haya existido un rastro hace 15 años.

Sin esperanza

William Franco ve lejana la posibilidad de un rastro en la Riviera Maya. La razón: los productos cárnicos congelados que se distribuyen en toda la ciudad a mitad del precio de lo que cuesta el producto en una carnicería tradicional. 

Son 65 carniceros agremiados al sindicato de Playa del Carmen: “No tenemos el número para sostener un rastro” comenta, y agrega que las carnicerías de sus agremiados venden en promedio un cuarto de res y medio cerdo cada dos días, pero “no es rentable una carnicería ante la llegada de los grandes distribuidores de productos de res y cerdo congelados, los cuales cuestan la mitad que las carnicerías locales”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios