18 de Diciembre de 2018

riviera-maya

Piden rastro municipal en Solidaridad

Los carniceros de Playa del Carmen deben viajar hasta Cancún para surtirse de carne.

Los carniceros de Playa del Carmen deben viajar aproximadamente 70 kilómetros para poder surtirse de carne en el rastro más cercano que tienen, el de Cancún.  (Luis Ballesteros/SIPSE)
Los carniceros de Playa del Carmen deben viajar aproximadamente 70 kilómetros para poder surtirse de carne en el rastro más cercano que tienen, el de Cancún. (Luis Ballesteros/SIPSE)
Compartir en Facebook Piden rastro municipal en SolidaridadCompartir en Twiiter Piden rastro municipal en Solidaridad

Luis Ballesteros/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.-  La ciudad tiene un gran número de carnicerías, 158 para ser exactos, las cuales se ubican principalmente en el centro y en los fraccionamientos.  Desde 65 pesos se puede encontrar retaso con hueso para hacer un “caldito de res”, 110 pesos los bisteces para asar, y para quienes preparan el popular platillo yucateco “choco lomo” también hay vísceras, hígado, corazón y sesos.

Sin embargo carniceros como José Guadalupe Álvarez dicen que es imperante la apertura de un rastro municipal en Playa del Carmen, ya que los costos de traslado para surtirse en el rastro de Cancún obligan a los carniceros a aumentar el precio de la ya encarecida carne. Son aproximadamente 70 kilómetros del centro de Playa al rastro cancunense ubicado a un costado de la guarnición militar, lo que aumenta el costo de la distribución de carne por el tiempo utilizado y el combustible.

Actualmente se tiene el registro de un rastro dentro del territorio de Solidaridad, el cual es privado. Se ubica en la zona limítrofe con la Alcaldía de Puerto Morelos y solo surte a las carnicerías “La chuleta”.

La ruta de la carne

El canal actual de distribución de la carne que llega a la mesa de los solidarenses inicia en los ranchos ganaderos de Panabá y Tizimín; de ahí se trasladan las reses a la ciudad de Cancún por un trayecto de 237 kilómetros. Ya en el rastro se procede a la matanza de las reses, se cortan en canales, posteriormente se refrigeran y se vende a los carniceros playenses.

Al final, luego de otros 70 kilómetros de carretera se distribuye el producto en las carnicerías donde los consumidores lo compran para llevarlo a su domicilio o negocio según sea el caso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios