20 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Encuentras plaguicidas ‘piratas’ en Quintana Roo

Se recomienda verificar bien el etiquetado de los productos.

La característica de los plaguicidas ilegales, a veces son difíciles de identificar. (Luis Soto/SIPSE)
La característica de los plaguicidas ilegales, a veces son difíciles de identificar. (Luis Soto/SIPSE)
Compartir en Facebook Encuentras plaguicidas ‘piratas’ en Quintana RooCompartir en Twiiter Encuentras plaguicidas ‘piratas’ en Quintana Roo

Itzel Chan/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La venta de plaguicidas de procedencia ilegal ha sido identificada en Quintana Roo y especialistas registran que este comercio genera cada año hasta tres mil 900 millones de pesos a nivel nacional.

La industria de Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología A.C. (Proccyt), estima que anualmente la manufactura formal de estos productos genera cada año hasta 13 mil millones de pesos, sin embargo, 30% adicional presenta problemas de piratería.

La característica de los plaguicidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas y reguladores de crecimiento, ilegales, a veces son difíciles de identificar, sin embargo, sus efectos son inmediatos, ya que ocasionan la presencia de bacterias y en otros casos, matan el cultivo.

“Tenemos casos registrados y en San Quintín, Chiapas, fue el más reciente, en donde se detectó la presencia de la bacteria ‘escherichia coli’ en algunos vegetales, básicamente porque estaban aplicando un producto pirata”, expuso  Froylán Avendaño Rey, presidente de la Proccyt.

También te puede interesar: Hazle 'flish' a las plagas sin contaminar el ambiente

Tan sólo de la gama de productos Proccyt, al menos entre 12% y 13% ha sido clonado en alguna ocasión, con nombres parecidos.

La adquisición de estos productos ilegales provoca que los cultivos se vean dañados: algunos impiden el crecimiento de las plantaciones, otros generan plagas.

Una forma para identificar si se trata de un producto “pirata”, es viendo el precio, ya que comúnmente su costo es 50% menos que el precio habitual.

“Además de esta característica, al ver las etiquetas, éstas comúnmente son de impresión de mala calidad, inclusive, hasta en el color de la banda toxicológica”, añadió el especialista.

Se recomienda sobre todo adquirir los productos en locales autorizados, además de verificar que la etiqueta del producto cumpla con el registro ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios