19 de Octubre de 2018

Deportes

‘El Dragón’ afila sus garras en el octágono

El mexicano Antonio Ramírez no conoce el temor en las artes marciales mixtas.

A pesar de su baja estatura, la grandeza como atleta de Antonio Ramírez no tiene límites, siempre puesto para enfrentar al que sea. (Ángel Villegas/SIPSE)
A pesar de su baja estatura, la grandeza como atleta de Antonio Ramírez no tiene límites, siempre puesto para enfrentar al que sea. (Ángel Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook ‘El Dragón’ afila sus garras en el octágonoCompartir en Twiiter ‘El Dragón’ afila sus garras en el octágono

Ángel Villegas/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.-  Es una máquina de tirar golpes. A pesar de su baja estatura, su grandeza como atleta no tiene límites. Antonio Ramírez, o ‘El Dragón’, como es mejor identificado, está puesto para enfrentar al que sea y donde sea.

“Tengo 27 años, voy paso a paso. Todo empezó desde que veía películas de Jackie Chan, entre otros. Me llamó mucho la atención porque es una disciplina que combina karate con tae kwon do. Traté de buscar muchas escuelas, no encontraba, hasta que lo logré”, destaca el originario de Salamanca, Guanajuato, pero quien actualmente reside en San Luis Potosí ‘por motivos de estudios’.

También te puede interesar: Gladiadores de otros países llegarán al Club Hardcore Fighter

Agrega que ‘mi carrera la inicié en Salamanca, en una pequeña escuela de artes marciales mixtas, a los 18’.

El guanajuatense de 145 libras tiene un temple de acero, no en vano pudo descifrar al dominicano Ramón Elio Martínez, al 4:19 del primer round, por sumisión (hizo una llave a la pierna izquierda del retador) en la función estelar de la segunda edición de la eliminatoria del Club Hardcore Fighter, en Cancún.

"Vine a pelear, a demostrar de lo que estoy hecho".

“Vine a pelear, a demostrar de lo que estoy hecho. No fallé. Fue diferente porque no había peleado a pie de playa, por ahí tuve problemas con el peso, por lo mismo, del viaje”, manifiesta.

Con respecto a las lesiones, ‘he sufrido no una, varias, ya muchos años en esto. Tuve luxaciones de hombro, rodilla, en fin, de todo tipo. De repente los médicos te dicen ‘oye, ya no vas a poder pelear’. Quizá físicamente te merme esa situación, pero la mente, espíritu y corazón están intactos”.

Y remata: “En esta disciplina, si la mente, cuerpo y espíritu están mal, si alguna está desorientada, entonces no estarás fortalecido al cien por ciento. Para ganar, mucho dependerá de tu corazón. Esa es la clave de todo”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios