19 de Septiembre de 2018

Chetumal

Estudiantes se 'sacan 10' en elaboración de rosca

Con una medida de 510 metros lograron superar la marca del año anterior.

El montaje, comenzó desde el Obelisco hasta la fachada en ruinas del Teatro Manuel Ávila Camacho. (Ángel Castilla/SIPSE)
El montaje, comenzó desde el Obelisco hasta la fachada en ruinas del Teatro Manuel Ávila Camacho. (Ángel Castilla/SIPSE)
Compartir en Facebook Estudiantes se 'sacan 10' en elaboración de rosca Compartir en Twiiter Estudiantes se 'sacan 10' en elaboración de rosca

Àngel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- 
Una Rosca de Reyes de 510 metros, elaborada por estudiantes de la Universidad Vizcaya de las Américas, fue “ensamblada” ayer al mediodía en un interminable rectángulo de mesas colocadas en la Explanada de la Bandera.

Futuros licenciados en Gastronomía se dieron a la tarea de articular el enorme bollo a partir de varios segmentos horneados de manera individual, para superar su propia marca del año anterior, cuando lograron una rosca de 270 metros.

El montaje, que alcanzó desde el Obelisco hasta la fachada en ruinas del Teatro Manuel Ávila Camacho, fue coordinado por el chef Israel Medina Morán y ejecutado por una veintena de estudiantes de la carrera.

También te puede interesar: Promulgación de la Constitución de Q. Roo, la pieza del mes

Con gran esmero, los jóvenes instalaron la larga hilera de mesas plegables sobre las que colocaban la creciente rosca.

Un alumno se encargaba de medir la confección con cinta métrica y cada 50 metros, se colocaba un cartelito indicando el largo, además de tomarse la foto para el recuerdo.

Una vez concluida la tarea y realizadas las mediciones para el récord, los estudiantes invitaron al corte de la descomunal Rosca de Reyes, tarea que correspondió a Eduardo Espinosa Abuxapqui, presidente municipal de Othón P. Blanco, como invitado especial, acompañado por Delmar Deur Briceño, director de Educación y Cultura del municipio.

También estuvo presente el director de la universidad, Miguel Ángel Mederos Michel, quien agradeció a las autoridades othonenses haber respondido a la invitación para tan especial evento.

Mientras saboreaba una generosa rebanada del tradicional pan, donde se encontró con uno de tantos “niños” de plástico ocultos, Espinosa Abuxapqui expresó que se trataba de una rosca hecha con amor, un trabajo impregnado con el entusiasmo de los jóvenes estudiantes.

Mucha gente se acercó para obtener un trozo de rosca, invitados por los propios estudiantes, aaunque, probablemente por la hora, la demanda no fue la esperada.  No obstante, la marca de 510 metros de rosca esponjosa queda para generaciones venideras

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios