Cancún: Denuncian explotación de delfines ciegos y heridos en shows

La organización Empty the Tanks señala las condiciones irregulares en las que son mantenidos los cetáceos.
|
(Cortesía)
(Cortesía)

Cancún.- La organización animalista Empty The Tanks, a través de su representante Selene Tejeda Bravo, presentó una denuncia contra la compañía Dolphinaris y cinco de sus sedes por maltrato a los delfines con fines comerciales. 

La denuncia interpuesta ante la Procuraduría Federal de Protección Ambiental (Profepa) apunta que los cetáceos están expuestos a condiciones no propias de su naturaleza, como piscinas divididas con plásticos, baja profundidad y actividades recreativas que atentan contra su integridad física, como aquellas donde el visitante se para sobre la boca del delfín o lo monta. 

Área de maternidad del delfinario de Cozumel.

“La infraestructura de la mayoría de los delfinarios que tienen mamíferos marinos en albercas de concreto no cuentan con el mínimo de profundidad del tamaño del ejemplar y los espacios están improvisados”, refiere el documento.

También te puede interesar:  Explotación de delfines en Cancún: un negocio con licencia

Entre los detalles, se especifica que el en el área de maternidad, las paredes son de una bolsa azul con hongos y moho, además de que se observan dos crías pero solo una madre, por lo que se deduce que la han separado a los tres meses.

Productos de uso humano dañan la piel de los delfines

En el Hotel Barceló, apunta, los productos que se utilizan para la limpieza de suelos, albercas y la mezcla de bloqueadores tóxicos afecta la salud de los delfines al causarles severas lesiones en la piel, los ojos y en los órganos internos.

“Delfín ciego expuesto al sol con quemaduras solares en la piel y lesiones de contacto con turistas, además que exceden el número de interacciones sin ningún estímulo para el delfín, se reportan y observan delfines lastimados del hocico, estas no son marcas de interacción entre delfines, son lesiones por cargar gente”, añade.

En la gráfica, un delfin ciego del hotel Barceló de la Riviera Maya.

También en la denuncia se anexan fotografías de objetos que mantienen cerrado el hocico del animal, un delfín con heridas haciendo actos, otro cargando sobre la trompa a una mujer, cuyo peso se calcula en alrededor de 60 kilos.

“Una de las actividades observadas son el cargar a la gente con sus aletas dorsales y empujarlos con la nariz, lo que muestra lesiones y estrés en el animal, con ulceras, rozaduras, quemaduras de sol, fracturas en la nariz junto con un comportamiento desordenado”, añade la denuncia presentada por Empty The Tanks.