13 de Diciembre de 2017

Riviera Maya

Venden los rostros de ‘Los últimos testigos’ de la Guerra de Castas

Lo recaudado con la comercialización de las imágenes será destinado a las comunidades de los protagonistas.

El viernes se inauguró la exposición “Los últimos testigos: La Guerra de Castas” en el hotel Sanará, de Tulum. (Sara Cauich/SIPSE)
El viernes se inauguró la exposición “Los últimos testigos: La Guerra de Castas” en el hotel Sanará, de Tulum. (Sara Cauich/SIPSE)
Compartir en Facebook Venden los rostros de ‘Los últimos testigos’ de la Guerra de CastasCompartir en Twiiter Venden los rostros de ‘Los últimos testigos’ de la Guerra de Castas

Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- Las fotografías de los hijos o nietos de los participantes en la Guerra de Castas, hechas por un profesional, están a la venta para beneficiar a familias y comunidades mayas. Implicó dos años de trabajo para el autor de la exposición que estará dos meses en un hotel de la zona costera.

La exposición fotográfica “Los últimos testigos: La Guerra de Castas” de Serge Badeau está en el hotel Sanará de Tulum desde este 31 de marzo y hasta mayo.

Los protagonistas son los mayas hijos y nietos de quienes vivieron la guerra social de 1847, hace 169 años, una de las más prolongadas y de las que hay pocos registros en México

En representación de los 18 hombres y mujeres mayas cuyos rostros componen esta exposición, asistieron a la inauguración fotográfica Crescencio Pat Cauich, de 94 años de edad y Cecilio Poot Pool.

También te puede interesar: Vestigios Mayas atraerán 'la vista' del turismo de China e India

Serge Badeau,  fotógrafo del proyecto cuenta las razones del trabajo que empezó en París en 2013 con el antropólogo Fernando Soler Pérez  quien inició ese año un documental sobre los rebeldes de la Guerra de Castas. 

Antes, 1978 Badeau  visitó Cancún para una  sesión fotográfica de moda “Cuando Cancún era una enorme duna y por un lado el océano y por el otro una magnifica laguna azul. Playa del Carmen ni Tulum figuraban en el mapa turístico. Miren ahora casi 50 años más tarde. Se llama progreso bueno o malo no importa. Lo cierto es que algunas personas se quedaron atrás: los mayas y su forma de vida”, dijo el artista visual.

El daño colateral del progreso y auge turístico de los últimos años es el rezago en que se encuentran las comunidades mayas por su forma de vida autosuficientes y en armonía con la naturaleza,  explica.

De ahí surge el proyecto de la exposición y venta con la finalidad de beneficiar a los descendientes de las familias que lucharon contra la opresión y el sometimiento a la raza maya por parte de los hombres blancos. Fueron varias las comunidades involucradas, y una de ellas es la de Señor.  

Características de las fotos

La exposición en el hotel Sanará se compone de 12 fotos, de un total de 18. Se trata de una edición limitada impresa en papel museográfico. Las imágenes están disponibles en dos diferentes medidas: de 150 por 100 centímetros (2000 usd) y de 50 por 70 centímetros (1000 usd), están numeradas y quienes las adquieran reciben también una certificación del autor.

Marcos Canté, de la cooperativa Xiat, expuso que no fue fácil arrancar la decisión de estos hombres y mujeres de hablar de sus familiares cercanos. Finalmente Crescencio Pat, fue el primero en aceptar la entrevista y participar en la sesión fotográfica.

"No podemos conservarlos 200 años con nosotros, pero si sus fotografías. El reto está plasmado en las imágenes a la vista de quienes tengan interés de ayudar y de conocer más acerca de esta parte de Quintana Roo", dijo.  

El propietario del hotel, Charlie Stuart Gay, también hizo un reconociendo a la labor del fotógrafo y a los últimos testigos de esa etapa de la vida del sureste mexicano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios