21 de Noviembre de 2018

Chetumal

Exigen indemnización millonaria a la Secretaría de Seguridad Pública

Familiares de un joven baleado en el 2013, piden el pago por daños morales, gastos funerarios e interés legal.

Cuando el hecho tuvo lugar en 2013, familiares y conocidos del joven, se manifestaron en las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública. (Redacción/SIPSE)
Cuando el hecho tuvo lugar en 2013, familiares y conocidos del joven, se manifestaron en las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Exigen indemnización millonaria a la Secretaría de Seguridad PúblicaCompartir en Twiiter Exigen indemnización millonaria a la Secretaría de Seguridad Pública

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Familiares del joven Luis Enrique Us Chan, de 20 años, asesinado el 23 de octubre de 2013 por un elemento de la Policía Estatal Preventiva (PEP), de nombre Fernando N, exigen la indemnización de un millón de pesos por daños morales, gastos funerarios e interés legal.

De acuerdo con el abogado de la familia, Ariel Sánchez la petición se realizó por la vía administrativa, en contra de la autoridad que emitió el acto, es decir, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

“Ese muchacho fue asesinado por un inspector de la policía estatal preventiva el 23 de octubre de 2013, por ese hecho hemos presentado, por la vía administrativa, una indemnización, concretamente a la autoridad que emitió el acto, es decir, el operativo, el  pago por daño moral, por gastos funerarios e interés legal, entre otras, del orden del millón de pesos. Además la indemnización por el acto negligente que los 18 o 20 policías que se apersonaron la lugar de los hechos, presenciaron el momento del disparo, pero no detuvieron al policía que disparo y asesino al joven”, expuso.

El policía aceptó el hecho

El abogado mencionó que en la declaración preparatoria del ahora ex policía, rendida el pasado 23 de diciembre de 2014 en el juzgado penal, él reconoció que fue quien disparó el arma aunque de manera accidental.

De acuerdo a los hechos ocurridos en aquella ocasión, luego de que con un grupo de vándalos repelía un operativo policiaco en la colonia Payo Obispo, el cuerpo del joven que quedó tendido en su vivienda, tenía nueve orificios de entrada provocados por arma de fuego, siete en el tórax y dos en el antebrazo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios