|
Los efectos de la fumigación aplicada tiene una vigencia de 90 días. (Redacción/SIPSE)
Los efectos de la fumigación aplicada tiene una vigencia de 90 días. (Redacción/SIPSE)

Paloma Wong/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La Jurisdicción Sanitaria Número Uno realizó las acciones de fumigación de los planteles educativos para eliminar los moscos adultos que provocan las enfermedades de vector, además capacitarán a los directivos para evitar los criaderos de moscos.

Desde la semana pasada los estudiantes de nivel medio y superior comenzaron su ciclo escolar, mientras que los de educación primaria entraran a las escuelas el 24 de agosto, día que dará inicio el periodo escolar 2015-2016.

Si bien fueron casi dos meses de vacaciones, la Jurisdicción Sanitaria Número Uno determinó fumigar los planteles educativos para eliminar los moscos adultos y evitar las enfermedades de vector, informó Francisco Lara Uscanga, jefe de la Jurisdicción. 

“Nosotros tenemos un programa de fumigación. En esta ocasión comenzamos desde los primeros días de agosto, no sólo en las escuelas sino que también en las guarderías, donde hicimos el rociado respectivo para proteger a los menores que se reincorporaron a su actividad educativa”, comentó.

También te puede interesar: Buscan estrategias para combatir el dengue, zica y chikungunya

Efecto de tres meses

Explicó que los efectos de la fumigación aplicada tiene una vigencia de 90 días, es decir, el insecticida tiene el mismo efecto durante tres meses.

Posteriormente al inicio del ciclo escolar, a los directivos de los planteles les entregarán las recomendaciones que deben seguir para evitar los criaderos de moscos, pues la temporada crítica de lluvias está próxima a comenzar.

“La orientación para los directores y estudiantes es primordial. Empezamos con los niños y les recomendamos tirar basura en los botes, mientras que a los adultos se les enseña a no dejar objetos a la intemperie para evitar el acumulamiento de agua”, puntualizó. 

Lara Uscanga dijo que siguiendo las medidas preventivas se puede evitar la reproducción del mosco aedes aegyptis, que provoca el dengue y chikungunya.

Hasta la semana epidemiológica número 30, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) ha confirmado 429 casos de dengue, de los cuales 279 son clásicos y 150 hemorrágicos, con una muerte. Por la parte de chikungunya hay un caso autóctono.