11 de Diciembre de 2017

Conoce los síntomas del golpe de calor en tu mascota

Perros y gatos requieren estar en espacios con adecuada ventilación.

Los perros y los gatos son los más propensos a sufrir los golpes de calor. (Redacción/SIPSE)
Los perros y los gatos son los más propensos a sufrir los golpes de calor. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Conoce los síntomas del golpe de calor en tu mascotaCompartir en Twiiter Conoce los síntomas del golpe de calor en tu mascota

Teresa Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Que un perro o gato se encuentre agitado aún estando en reposo, se sienta abrumado, con la nariz reseca, con temblores repentinos, no tenga ganas de moverse o que su corazón lata más rápido, son razones suficientes para llevarlo de inmediato con su médico veterinario.

Los síntomas  corresponden al golpe de calor y de no estabilizarlo ocasionará otras afecciones como hemorragias gastrointestinales, insuficiencia hepática, manchas de sangre en la piel al grado de provocar un colapso interno en menos de 15 minutos. 

También te puede interesar: ¿Cómo cuidar y entrenar a un pitbull?

Con la llegada de las altas temperaturas, el golpe de calor es uno de los principales problemas al que se ven sometidas nuestras mascotas y a diferencia de una persona, no pueden regular su temperatura corporal mediante el sudor al no tener glándulas sudoríparas en el cuerpo. 

Los gatos intentan mantener una temperatura estable lamiéndose y manteniendo el pelo liso, de este modo, la saliva depositada en el pelo, al evaporarse, disminuye su calor corporal.

¿Cuándo inicia el golpe de calor?

Aparece principalmente cuando aumenta la temperatura ambiental y hay mucha humedad lo que provoca que el perro o gato acaben con sus reservas de azúcar y sales minerales en menos de 15 minutos.

¿Cómo se trata?

Bajar la temperatura corporal del animal en un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, cuello, ingle y axilas para refrescar la sangre que va hacia el cerebro y evitar algún daño mayor.

Ponerlo al chorro de agua pero que no esté muy fría y esperar a que tome hasta que su respiración esté menos agitada.

También es bueno pasarle cubos de hielo por la nariz, axilas y lado del cuello.

Lo que no se debe hacer es cubrirlo o envolverlo, pues ocasionarás que el calor aumente, tampoco agua muy fría porque podemos ocasionarle un daño cerebral.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios