22 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Quienes van a misa cada domingo son personas más sanas: ciencia

Compartir en Facebook Quienes van a misa cada domingo son personas más sanas: cienciaCompartir en Twiiter Quienes van a misa cada domingo son personas más sanas: ciencia

Agencia
CANCÚN, Q. Roo.- En Quintana Roo, así como en todo México, la mayor parte de la población es católica; según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en la entidad el 73% de los habitantes pertenece a esta religión que invita a asistir cada domingo a misa, ritual que podría estar relacionado con  tener una mejor salud.

¿Ser religioso practicante tiene efectos beneficiosos para la salud? La polémica surgió a raíz de la publicación de un estudio en JAMA Internal Medicine. El trabajo, recogido por medios como ABC, sugiere que ir a misa cada semana prolonga la vida. ¿Mito o realidad?, cuestiona Ángela Bernardo en el portal web hipertextual.com. 

Según la nota de prensa publicada por Harvard Chan School, las mujeres que van a misa más de una vez por semana presentan un 30% menos de posibilidades de morir en un período de seguimiento de 16 años.

También te puede interesar: ¿Rezarías en un templo ecológico?

Acudir a los actos religiosos de manera frecuente, según el equipo de Tyler VanderWeele, también podría asociarse con un menor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares o cáncer. 

"Parte del beneficio de ir a misa se relacionaría con un mayor apoyo social"

En opinión del epidemiólogo, "parte del beneficio de ir a misa se relacionaría con un mayor apoyo social, además de evitar que las personas religiosas fumaran, tuvieran menos posibilidades de deprimirse y les ayudara a vivir de una manera más optimista y esperanzadora".

Diversos estudios han identificado efectos positivos y negativos relacionados con la religiosidad

Cuidan más de su salud

La religiosidad es conocida por ser un factor arraigado en múltiples y diversas culturas. Muchos estudios defienden que puede servir como un factor promotor de la salud, aunque en trabajos como el publicado por la Universidad Complutense de Madrid, se sostiene que existe una "relación" y no una causalidad. 

El matiz es importante, ya que no es lo mismo decir que "ir a misa cada semana prolonga la vida" a sostener que los individuos más religiosos tienden a cuidar más sus relaciones interpersonales y su estilo de vida. 

En el segundo caso, estos últimos factores serían el motivo de un mejor estado de salud. Por ello la religiosidad debería ser interpretada como un factor externo que puede derivar en un impacto negativo y positivo sobre nuestro bienestar.

En ese sentido, un trabajo publicado en Ciência & Saúde Coletiva asoció asistir a oficios religiosos con efectos perjudiciales como un mayor fanatismo, mortificación o tradicionalismo opresor. 

Por el contrario, también puede existir una correlación positiva: a mayor religiosidad, podrían observarse menores niveles de depresión y ansiedad, según los investigadores brasileños. 

Hace falta más evidencia

A pesar de que el trabajo realizado en la Harvard Chan School estudió a más de 74 mil mujeres, sus conclusiones siguen siendo insuficientes para establecer una relación de causalidad entre ir a misa y un efecto positivo sobre la salud, más allá de la correlación evidente. 

De hecho, el propio estudio VanderWeele admite que cuenta con importantes limitaciones, al haber realizado el seguimiento mayoritario de mujeres de raza blanca y religión cristiana, sin tener en cuenta otras etnias y creencias, por lo que sus conclusiones, según los científicos, no pueden ser generalizadas a toda la población.

Es necesario investigaciones que analicen con mayor detalle variables como las diferencias genéticas, la edad, el sexo, el nivel socioeconómico o el educativo. La falta de consistencia de los estudios o los problemas al definir qué se entiende exactamente por actividad religiosa o espiritual son otros de los problemas asociados a este tipo de análisis. Se necesita, en resumen, más evidencia para apoyar hipótesis como la planteada en el trabajo de VanderWeele, con el fin de demostrar que, además de correlación, existe una causalidad entre ambos factores.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios