13 de Diciembre de 2018

Chetumal

"Ya no puedo": últimas palabras de joven ahogado

José Ángel, junto con dos amigos se negaron a pagar $15 para cruzar en bote el río Hondo.

El joven intentó cruzar el río Hondo nadando para no pagar 15 pesos y cruzar en bote. (Redacción/SIPSE)
El joven intentó cruzar el río Hondo nadando para no pagar 15 pesos y cruzar en bote. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook "Ya no puedo": últimas palabras de joven ahogadoCompartir en Twiiter "Ya no puedo": últimas palabras de joven ahogado

Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Un campesino de la comunidad de Cocoyol perdió la vida al intentar cruzar a nado el río Hondo. Según testigos de los hechos, iba a pescar en compañía de dos amigos cerca del poblado de San Ramón, del lado beliceño, pero se le acalambraron las piernas y ya no pudo llegar a la otra orilla.

Alrededor de las 13 horas, José Ángel N, de 35 años, llegó al río acompañado de Héctor N y Jorge N. Un lanchero que se encontraba en el lugar les ofreció el servicio de cruce por la cantidad de cinco pesos por cada uno.

También te puede interesar: Menor pierde la vida al intentar salvar a su amigo

Pero los tres alegres compadres se negaron a pagar y decidieron cruzar nadando. Los primeros que se aventaron fueron Héctor y Jorge, quienes lograron llegar al lado beliceño, pero José Angel, al llegar a la mitad del tramo a cruzar, sufrió al parecer calambres, por lo que se sumergió en un área de siete metros de profundidad.

Según el lanchero, quien veía lo que ocurrió, el occiso no manoteó, simplemente se sumergió para no volver a salir. “Si lo hubiera visto manotear, acudo en su ayuda, pero no hizo nada”.

Se hundió en el río

Héctor agregó que José Angel logró nadar como 10 metros, pero volvió a la orilla para dejar su machete y se volvió a meter; avanzó como 15 metros y gritó “ya no puedo”, se hundió, salió, y volvió a hundirse para ya no salir.

Durante hora y media habitantes de Cocoyol, ubicado a alrededor de 100 kilómetros de esta ciudad, en la Ribera del río Hondo, y personal de la Armada de México lucharon por buscarlo, hasta que lo encontraron en el lugar donde se le vio hundirse.

El cuerpo del occiso fue reconocido por su padre, Martín N, de 52 años, originario de Tabasco, quien dijo que su hijo era oriundo de Cocoyol, casado, de oficio campesino, y hacía apenas dos años había regresado de Estados Unidos, donde anduvo de bracero.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios