15 de Diciembre de 2017

Chetumal

Mamíferos acuáticos, su pasión desde niño

Omar Rodríguez además de entrenarlos también imparte pláticas de educación ambiental.

Omar Rodríguez es originario de Cozumel, y aunque no pensó que trabajaría en un delfinario, ahora tiene constante contacto con los mamíferos marinos, lo que le proporciona grandes satisfacciones. (Harold Alcocer/SIPSE)
Omar Rodríguez es originario de Cozumel, y aunque no pensó que trabajaría en un delfinario, ahora tiene constante contacto con los mamíferos marinos, lo que le proporciona grandes satisfacciones. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Mamíferos acuáticos, su pasión desde niño  Compartir en Twiiter Mamíferos acuáticos, su pasión desde niño

Paloma Wong/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Interactuar con delfines es como tener un cumpleaños cada día. Así calificó Omar Rodríguez Lázaro las actividades que cotidianamente realiza en el delfinario Costa Maya, donde labora como educador de Conservación Ambiental como integrante del grupo Dolphin Discovery.

El área cuenta con cinco delfines que interactúan no sólo con los turistas extranjeros que arriban en los cruceros, sino también con visitantes locales.

En su época de estudiante, explicó, necesitaba trabajar para ganar unos pesos y poder salir adelante, pues la ayuda de sus padres era básica. Mientras estudiaba el bachillerato, entró a laborar en una de las cadenas más importantes de entretenimiento en ese destino: Hard Rock Café.

Con el paso del tiempo logró ingresar al grupo Dolphin Discovery como aprendiz de entrenador de delfines.

Pero las sorpresas no pararon allí, pues años más tarde llegó a Costa Maya para enamorarse del destino turístico de la zona sur del Estado, donde continúa conviviendo con mamíferos marinos, de los cuales aprende algo nuevo cada vez que interactúa con ellos, conocimientos que comparte con los visitantes.

“Nací en Cozumel, por lo que desde niño conocí la naturaleza, el mar, los delfinarios. Siempre veía cómo los entrenadores jugaban con los delfines, los alimentaban, y enseñaban cosas nuevas a la gente, pero jamás pensé que trabajaría en un delfinario, pues tenía empleos totalmente diferentes. Estoy orgulloso de mi oficio y no lo dejaría por nada, ya que interactuar con delfines es como tener un cumpleaños cada día”, comentó.

Además de trabajar con los mamíferos marinos, debe enseñar sobre la importancia del medio ambiente, como es el cuidado y la conservación de la fauna y la flora. Las pláticas no sólo se imparten en el delfinario, también en escuelas. A sus 37 años de vida, Rodríguez Lázaro señaló que se ha acostumbrado a la vida en Costa Maya, por lo que se dice “adoptado” por la zona sur del Estado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios