17 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Recuerdan con música a sus muertos en Cancún

Las familias limpiaron, pintaron y decoraron las tumbas de sus seres queridos.

Cientos de personas visitaron los panteones en Benito Juárez. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Cientos de personas visitaron los panteones en Benito Juárez. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Recuerdan con música a sus muertos en CancúnCompartir en Twiiter Recuerdan con música a sus muertos en Cancún

Lara Alfaro/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La música fue la protagonista en el panteón municipal Los Olivos, donde decenas de familias se dieron cita como todos los años para limpiar, pintar y decorar las tumbas de sus seres queridos. 

Las calles aledañas cerradas, los policías resguardando el lugar y decenas de vendedores ambulantes ofreciendo flores, veladoras, aguas benditas embotelladas y comida de todo tipo, le dieron la bienvenida a los cancunenses que celebraron una vez más del Día de Muertos.

También te puede interesar: Después de una larga espera: los muertos 'visitan' a los vivos

En medio de la calle, Carlos N, le daba la posibilidad a las personas de retratar a su difunto y así guardar este preciado recuerdo en casa, varios le entregaron fotografías, para en una semana tener la imagen de su familiar en un cuadro. 

Ya en la entrada de Los Olivos una fila de personas en la que se veían niños, adultos y viejitos esperaban por un pedazo de pan de muerto gratuito para acompañarlo con los refrescos que ingresaban al lugar, además de tamales y otras bebidas.

Colocada en uno de los portones, una gran lona informativa le recordaba a los presentes que pueden obtener descuentos entre 40% a 60% por el pago del refrendo de sus bóvedas y predios si pagan en los próximos cinco días. 

A pesar que el número de personas no era muy alta, los músicos sí se movieron de tumba en tumba para complacer a los visitantes con canciones que recordaban momentos vividos con el familiar fallecido.   

Entre botellas de bebidas, comida y un poco de basura, los cancunenses trataron de mejorar la imagen del lugar, llevando baldes, cerámicas, pego, pintura y escobas, entre otros implementos, pero el estado de muchas tumbas vecinas abandonadas opacaron la fiesta. 

A pocos metros, en el parque funeral Jardines de Paz, el paisaje era totalmente diferente, tranquilidad, pocos visitantes y orden reinaba en el lugar.

Allí los músicos no estaban presentes, y los familiares con sus sombrillas llevaron sus alimentos para conversar en torno a momentos vividos, además de llevar a sus mascotas para disfrutar del lugar. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios