22 de Abril de 2018

Escena

Rescate en Entebbe, una película poco recomendable

El director hace una apuesta visual arriesgada, para compensar un guión pobre... y pierde.

Una película que si la viera en Tv terminaría apretando el botón de adelantar. (Contexto/Internet)
Una película que si la viera en Tv terminaría apretando el botón de adelantar. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Rescate en Entebbe, una película poco recomendableCompartir en Twiiter Rescate en Entebbe, una película poco recomendable

Por Rafael R. Deustúa

El guión es la columna vertebral de cualquier película, sin embargo incluso una columna débil puede disimularse con músculos, piel y todo lo que la cubre. En “Rescate en Entebbe” el director José Padilha establece un paralelismo entre la actuación de una compañía de danza y el rescate de los pasajeros secuestrados por terroristas para dar el tono dramático-artístico que el libreto no tenía, pero falla.

En 1976 miembros del Frente para la Liberación Palestina secuestraron un vuelo de Atenas a París, con 243 pasajeros y lo desviaron a Uganda. Solicitaron la liberación de 53 miembros de su organización en cárceles de distintas parte del mundo, 40 de ellos en Israel. Tras una semana de infructuosas negociaciones un comando militar israelí atacó y rescató a los rehenes.

También te puede interesar: Listo para Avengers: Infinity War, esto debes saber…

Siete documentales, cuatro largometrajes con dramatizaciones y dos filmes basados en ése rescate no fueron suficientes para convencer a los productores de hacer otra película acerca de Entebbe. Sus motivos son un enigma pues el libreto no es tan bueno, aunque tiene la novedad de centrarse sobre los dos secuestradores europeos y sus motivos y tratar de explicar la postura de cada parte, pero a fin de cuentas no concluye nada.

Esa indeterminación puede atribuirse al director brasileño José Padilha y su manejo de los personajes, pues no queda claro si la forma en que los presenta es lo que quería o lo que salió. Por ejemplo, Daniel Brühl interpreta al terrorista alemán Wilfried Böse como un idealista con una crisis de conciencia... o bien acobardado; el que eso no quede claro es un defecto.

Rosamund Pike, por lo general gran actriz, perdió toda seriedad por la terrible peluca que le pusieron y peor cuando su personaje es una fanática obsesiva. En contraste, los terroristas árabes son plásticos e intercambiables, irónico considerando que querían dar voz a todos los involucrados.

La acción del rescate en sí mismo está bien armada, con una buena edición, pero no es suficiente para rescatar la impresión general de la película. La intensidad del aspecto de acciones contraterroristas se diluye con la narración previa.

Una película que si la viera en Tv terminaría apretando el botón de adelantar, o quizá cambiando el canal. Simplemente no logra captar la atención, al menos para los ciudadanos de países que no estuvieron involucrados en ése secuestro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios