21 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

'Si yo pasé por eso, es mi deber ayudar a quién también lo está viviendo'

Tras ser víctima de la enfermedad, ha dedicado toda su vida a ayudar a los demás en esta ciudad.

Angélica Vázquez Macedo tenía 36 años cuando le fue diagnosticada la enfermedad. (Foto y video: Sergio Orozco/ SIPSE)
Angélica Vázquez Macedo tenía 36 años cuando le fue diagnosticada la enfermedad. (Foto y video: Sergio Orozco/ SIPSE)
Compartir en Facebook 'Si yo pasé por eso, es mi deber ayudar a quién también lo está viviendo'Compartir en Twiiter 'Si yo pasé por eso, es mi deber ayudar a quién también lo está viviendo'

Rubi Velázquez/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En el caso de Angélica Vázquez Macedo, integrante de Grupo Desafío, organismo civil, el cáncer de mama llegó a muy corta edad, tenía 36 años cuando le fue diagnosticado, aún sin edad suficiente para ser candidata a mastografía.

Hace 26 años, no había campañas, yo me encontré la bolita al año de que dos grandes amigas habían fallecido por la misma razón, todo pasó muy rápido, en menos de 20 días ya me había realizado la primera cirugía en un particular, sin embargo ahí no acabó todo, y decidí acudir al Seguro Social para realizarme con ellos una segunda intervención”.

También te puede interesar: No soy Superwoman, pero sí súper mamá dispuesta a luchar: sobreviviente de cáncer

“Es casi imposible describir que se siente estar en el quirófano y saber el procedimiento que se te realizará, siempre será mínimo lo que se pueda expresar con palabras a la realidad, pero créeme siempre una mujer es tan fuerte que puede salir victoriosa de todo, basta con que se lo proponga”.

Existen múltiples situaciones que pueden propiciar el cáncer, en su caso, considera que el hecho de no tener hijos a esa edad, pudo ser ese un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad, pero la buena alimentación que llevaba, así como el apoyo de su madre y hermana, fueron clave para salir adelante.

“El primer paso para atacar el cáncer es capacitar a los médicos, las mujeres acuden a ellos en busca de respuestas, y es necesario que sean especialistas en el tema”, dijo la mujer que ha dedicado su vida a la detección oportuna de la enfermedad, al ser parte del organismo civil Grupo Desafío.

“Yo si renegué al principio y después decidí tomar una actitud positiva y enfrentarme a la enfermedad sin importar nada, entre estas cosas secundarias como la caída del cabello, a pesar de que yo era muy vanidosa. Ahora sé que también soy muy fuerte y agradecida con la vida por esta segunda oportunidad”.

Debido también a su edad, la mujer requirió de un mayor número de quimioterapias, al contar con hormonas activas, actualmente eso es algo que agradece a los médicos, al haberle exigido “un poco más de valentía”.

“Esta enfermedad afecta en lo familiar, laboral, económicamente y psicológicamente, por eso es necesario contar con alguien que te de la mano, que te oriente y que te impulse, además de necesitar también gente capacitada”. Este último punto fue el motor que impulsó a Angélica  dejar la Ciudad de México y elegir a Cancún para radicar, un lugar donde ella podría empezar de nuevo y ayudar a quien como ella en su momento, libraban la batalla con el cáncer de mama.

Desde su llegada, hizo posible el que especialistas del centro del país, “se tomaran un par de días en el Caribe Mexicano y compartieran sus experiencias y conocimientos con los médicos que radicaban aquí, en los inicios de una ciudad donde las carencias eran muchas”.

La pionera del organismo civil recalcó que el trabajo no ha sido fácil, y pese a los obstáculos que se han presentado, “ahora se sabe que el cáncer no se contagia como lo pensaban algunas personas, y mejor aún, se conoce que la detección oportuna salva muchas vidas”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios