20 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Su sueño de ser cantante, arma contra Edith Encalada (video)

La joven obedeció a varias personas que le prometieron cosas que no cumplieron, entre ellas Succar Kuri.

Edith Encalada ya grabó un disco, uno de sus sueños durante su adolescencia. (Imagen Poblana)
Edith Encalada ya grabó un disco, uno de sus sueños durante su adolescencia. (Imagen Poblana)
Compartir en Facebook Su sueño de ser cantante, arma contra Edith Encalada (video)Compartir en Twiiter Su sueño de ser cantante, arma contra Edith Encalada (video)

Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “Gloria y Jean Succar mantenían una amistad con Alberto Aguilera (QEPD), y Gloria me prometía presentarme con Juan Gabriel para que éste me produjera un disco”, comentó Edith Lorena Encalada Cetina, víctima del pederasta Jean Touma Hanna Succar Kuri, encarcelado en el penal de máxima Seguridad Almoloya de Juárez.

“La promesa que me hicieron es porque presumían esa relación, aunado a que le vendieron la villa número nueve al cantante en el condominio Solymar, en 2 millones de dólares, y por eso confiaba en ellos”, indicó Edith.

La entrevistada señala que años después de la detención del empresario, por su gran admiración al cantante fue que obedeció a la esposa de Jean Succar, Gloria quien la controlaba con esa promesa; ella tenía muchas ganas de volver a ver en persona al cantante, porque lo había conocido cuando tenía ocho años de edad.

También te puede interesar: 'La Casita'... nueve años después de estar en el ojo del huracán

Esa ha sido la pasión de Edith Lorena, incluso en su niñez estudió música, se volvió un refugio para ella y hoy ha cumplido el sueño de grabar un disco.

“Hubiera sido un sueño volver a estar con él y me ayudara en la música”, comentó.

Entre los poemas y canciones que ha escrito hay un tema que se llama “Lágrimas de amor”, dedicado a Jean Succar Kuri, letras que no tendrán música, porque no las sacará a la luz.

En 2003 se dio la denuncia de los abusos, violaciones y pornografía infantil que ocurrían en una de las villas de Solymar ocupada por el empresario preso en Almoloya.

Edith Encalada estuvo cuatro meses en un refugio para mujeres violentadas, que se volvió una prisión para ella y en varias ocasiones pensó en el suicidio, pero el sueño de pisar un escenario, grabar un disco y cantar la ayudó a sacar fuerzas y solicitar su salida del refugio, del cual firmó un documento en el que el refugio se amparaba de ser señalado de secuestro.

Su encuentro con Lydia Cacho

“Cuando conocí a Lydia, yo vivía un acoso en la Procuraduría por parte de Leydi Campos Vera, quien me tuvo del tingo al tango siete días hasta que consiguieron la orden de aprehensión, pero tiempo después mi confianza fue rota porque mi vida se hizo pública, no quería que esto se conociera”, explicó Edith Encalada.

El episodio de la vida de la entrevistada con Jean Succar Kuri, su atención en el refugio para mujeres, así como parte del proceso legal, se ha hecho público en varios libros, algo que ha dejado un sentimiento de indefensión a la entrevistada, en su lucha por exigir justicia y reconstruir su vida.

“Mi vida en un documental en los cines acabó con mis nervios, pero la luz de Dios me dijo te levantas; porque no podía hablar para defenderme, seis años callé, ya no más. Cuando la conocí nunca me dijo soy periodista”, relata Edith, respecto a Lydia Cacho.

Jean Succar Kuri fue detenido en 2004 en Estados Unidos y luego extraditado a México. (expresionlibre.org)

En el año 2008 Edith tuvo una entrevista con la escritora de los libros de su vida, en busca de reconciliarse, pese a la denuncia por daño moral que había entablado.

“Al no poder hablar todos esos años decidí contar mi historia, y ella me buscó para proponerme a través de sus abogados escribir el prólogo de mi libro, (el cual ya estaba terminado, para el que contraté a correctores de estilo para darle el formato de libro), y me pidió se lo enviará y accedí, toda la comunicación fue a través de correo electrónico; en la reunión con su abogado Cristóbal Peralta, me ofrecieron a cambio de los derechos de mi historia y retirar la demanda por daño moral, un contrato por la publicación de dos libros, cien mil pesos por cada obra, más regalías, y me negué”.

En la edición Esclavas del poder hay algunos textos de la historia escrita por la entrevistada, por lo que entabló una denuncia por plagio en la Procuraduría General de la República (PGR). Denuncia que sigue en pie.

La ayuda de Lidya fue falsa, solo me utilizó, y las promesas de Gloria igual fueron falsas; me prometieron darme la casa en la que vivía en mi adolescencia, la de Pecari en la Supermanzana 20, ahí viví desde los 15 años hasta que la relación entre Jean Succar y yo se fracturó, él decía que por mi rebeldía y porque a veces no lo obedecía como él quería”, relató.

Un año de ‘entrevistas’

En 2004 Jean Succar fue detenido en Estados Unidos, su familia buscó a Edith para que los ayudara a evitar su extradición a México, por lo que la tuvieron un año viviendo en su casa en ese país.

“En el 2005 viví una temporada ahí con la notaria Enna Rosa Valencia, ella decía que era la casa que iban a darme si los obedecía dando las entrevistas a los diversos medios de comunicación (Ernestina Mc Donald aquí en Cancún, algunos periódicos, a Carlos Loret de Mola, y al noticiero primer impacto Univisión) tratando así de evitar la extradición y que no metieran a la cárcel a Gloria o alguno de los amigos de Jean Succar”, explicó.

Tiempo después cuando es traído a México, Edith regresa al país para las diligencias del caso en los diferentes juzgados.

“En Cancún ella (Enna Rosa Valencia) era la que me dirigía en las diligencias”.

El tiempo que Jean Succar fue traído a Cancún para atender diligencias del fuero común, Edith señala haberlo visitado, estaba en una celda con acceso a teléfono celular, una pantalla de televisión, así como aire acondicionado, y compartía el espacio, pero no señaló con quien.

“Pensaba que como no había hecho nada para defenderle legalmente, él saldría libre, pero cuando fue sentenciado, la familia me sacó de la casa y me dejó sola, eso me dolió mucho porque me sentí abandonada por personas a quienes consideraba mi familia, además que me hicieron firmar documentos”, indicó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios