Dejando huella

Huella digital iPhone 5S

Juraron y perjuraron que era seguro, que las huellas digitales ‘escaneadas’ por el nuevo iPhone 5S no se guardarían en la nube, además, que sólo el dedo ‘vivo’ del usuario podría desbloquear el smartphone en menos de un segundo, además de realizar compras.

En el video en el que se presenta Touch ID, Jonathan Ive, encargado de Diseño en Apple, explica que la intención por la que se agregó esta tecnología al smartphone, es proteger los datos del usuario.

Por su parte, Dan Riccio, Vicepresidente de Hardware de Apple, asegura que toda la información de las huellas digitales para el celular está encriptada y se almacena únicamente en un lugar seguro del chip A7, además de que dicha información no está disponible para otras aplicaciones y no se almacena ni en los servidores de Apple, ni en la nube.

Sin embargo, un ejecutivo de Apple abrió la boca y dijo algo que más de uno ya lo habría imaginado luego de tantas noticias en las que usuarios de todo el mundo están siendo vigilados por agencias del gobierno, en especial, la NSA.

Tim Richardson, Gerente regional de marketing de Apple para América del Norte aceptó que la compañía comparte la base de datos de las huellas dactilares con la Agencia Nacional de Seguridad o NSA.

“Se fusionarán completamente las bases de datos. La idea general de ‘huella digital’ salió de alguien en nuestro Gobierno. Ellos simplemente no esperan ser marginados por Snowden”

Además, Richardson confesó que el FBI y la NSA han trabajado durante más de un año para compilar sus bases de datos, para poder usarlas con esta tecnología de Apple.

Para aumentar la paranoia, de acuerdo a Néstor Castillo, director de la agencia de noticias ‘Los Pueblos Hablan’, los nuevos iPhone, son aparatos diseñados específicamente para un propósito, ¡rastrearnos!

“El iPhone 5S es un rastreador, es un grabador y recolector de información meticulosa que fue diseñado especialmente para esta función. (…) El teléfono te da toda la información que necesitas. Eso pone a nuestro cerebro en sus manos”

Y adivina qué, apagar el teléfono no sirve de nada (por algún tiempo), pues el dispositivo cuenta con una batería de reserva que permite su localización antes de que esta se agote, lo que según Castillo, su función es para que la policía atrape a los chicos malos, pero, con todo lo que hemos escuchado en las últimas semanas, no sería tan descabellado pensar que todos los que contamos con un smartphone, sea Apple, Samsung, LG, Motorola, Nokia, HTC u otra marca, estamos siendo espiados.

Piénselo bien, la mayoría de los dispositivos cuentan con un par de cámaras, una delantera y otra trasera, esto permitiría más probabilidades de que las agencias o espías vean lo que hacemos y qué sucede a nuestro alrededor.

También, incorporan avanzados micrófonos con tecnología de cancelación de ruido, lo que convierte al dispositivo en un ‘soplón’ digital que cuenta con oído de lobo.

Ahora, lo más importante, desde hace algunos años, los smartphones incorporan tecnología para el posicionamiento el cual funciona de dos maneras, ya sea a través de un satélite cuya precisión para ubicarnos puede ser de centímetros.

Por cierto, esta tecnología fue desarrollada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

La otra manera en la que nuestros gadgets pueden ubicar nuestra posición, es a través del WiFi al que nos conectamos en diferentes sitios como restaurantes, oficinas, hospitales, aeropuertos etcétera.

Y bueno, la joya de la corona, el sensor de huella, que le asegura a nuestro espía, que somos nosotros quienes estamos usando el teléfono, además (en caso de ser cierto) de tener una muy buena captura de nuestra principal firma biométrica después del ADN.

Al respecto, no pasó ni una semana de que se puso a la venta el iPhone 5S, y el grupo de alemán de hackers ‘Caos Cumputer Club’ logró vulterar o más bien, engañar al detector creando una huella digital a partir de una muestra, para desbloquear el aparato.

Lo anterior significa, que o bien, alguien podría tomar nuestras huellas, crear una reproducción y más adelante robar el teléfono para acceder a nuestros datos.

También, y por descabellado que suene, en caso de que la urgencia sea mucha, podríamos sufrir una mutilación del dedo con el que desbloqueamos el aparato.

Todo lo anterior, que parece ser sacado de una novela de Dan Brown, nos dice que somos los mejores informantes de las agencias gubernamentales, ¿para qué instalar cámaras y micrófonos? cuando tiene millones de estos en todo el mundo al alcance de un botón.

Christian Coquet

Diseñador gráfico por profesión y Geek por convicción. Integrante de la familia SIPSE desde 2002. Blogeo desde 2006 artículos de tecnología, diseño, video y fotografía. Busca todos los lunes mi columna Té de Tecno en las páginas de Milenio Novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *