24 de Febrero de 2018

Quintana Roo

Cinco alimentos que vuelven somnolientos tus días

Compartir en Facebook Cinco alimentos que vuelven somnolientos tus díasCompartir en Twiiter Cinco alimentos que vuelven somnolientos tus días

Agencia
MÉXICO, Q. Roo.- Sueño, pocas energías, bostezos continuos, son algunas de las señales derivadas de alimentos que hacen a las personas desear estar en la cama y no en sus actividades cotidianas, sin importar que el escenario de éstas sea el mar Caribe.

También te puede interesar: Cuando tienes un antojo tu cuerpo te dice algo ¡Descúbrelo!

Según el portal web sinembargo.com, los nutricionistas explican qué alimentos podrían entrar en esta categoría:

Ensalada

“Me preocupa cuando viene un paciente y me dice que sólo tiene ensaladas para el almuerzo”, dijo al Huffington Post, Elisabetta Politi, directora del centro de nutrición Duke and Fitness en Carolina del Norte, Estados Unidos.

La razón es que una ensalada sólo podía significar una ración de lechuga sacada de la nevera, algunas zanahorias peladas y un aderezo “ranch”. Poner en el plato un montón de vegetales y escatimar en proteínas y carbohidratos significa que la persona no está recibiendo suficientes calorías para el resto de su día, de acuerdo con la especialista.

La recomendación de las nutriólogas fue hacer una ensalada a base de verduras sin almidón como champiñones, coliflor o pimientos y verduras de hoja verde como la col, y luego añadir proteínas como el pollo o los garbanzos, y carbohidratos complejos que dan energía de combustión lenta. En cuanto al aderezo, hay que probar el aceite de oliva virgen, vinagre o jugo de limón.

Queso y yogurt

Triste pero cierto, detrás de la fatiga pueden estar el queso y el yogurt. Es posible que las personas lo digieran muy bien cuando son más jóvenes, pero la intolerancia a las proteínas de los productos lácteos puede desarrollarse a medida que envejecemos y el cansancio es un síntoma característico.

“Por lo menos 50 a 60 por ciento de mis pacientes se quejan de fatiga, y yo estimaría que del 20 al 30 por ciento de esas personas se sienten mejor sin lácteos”, dijo al Huff, Blake Lyla-Gumbs, del Centro de Medicina Integral de la Clínica Cleveland.

El mecanismo no es del todo claro, pero se cree que el cuerpo desarrolla por error una reacción inmunológica a las proteínas, la construcción de un ejército de anticuerpos para movilizarse en contra de las proteínas cada vez que se presentan, lo que resulta en fatiga.

La experta recomendó que si la persona nota un bajón de energía después de comer lácteos, hable con su médico acerca de eliminarlos de su dieta.

Plátanos o frutos secos

Hay una razón por la que los plátanos se presentan a menudo como una solución para los calambres musculares: son ricos en magnesio, un mineral que ayuda a relajar las células musculares.

“Damos a la gente magnesio en la noche para ayudarles a dormir”, continuó Blake-Gumbs. ¿Otra fuente de magnesio? Nueces, particularmente almendras, anacardos y cacahuates.

También te puede interesar: Siete cosas ricas de las que puedes comer ¡sin engordar!

Azúcar ocasional

“Las investigaciones indican que nuestro tracto gastrointestinal se ajusta a lo que comemos”, dijo Politi.

“Si usted se está apegando a una dieta baja en grasas y baja en azúcar, se empieza a producir menos de los jugos gástricos y enzimas que suelen ayudar a digerir el azúcar y la grasa con mayor facilidad”, explicó. 

Eso significa un problema digestivo que puede disminuir la energía después, probablemente más que una persona que ha estado comiendo poco.

Por esta razón, cuando una persona con esa dieta come un pedazo de pastel, puede sentir un sueño profundo al poco tiempo, indicó Politi, por lo que su recomendación es tomarlo con naturalidad este fenómeno, ya que comer menos azúcar es una dieta más sana.

Cena tardía

A veces en días locos la última comida viene justo antes de acostarse. Pero así como los alimentos adecuados pueden derivar en un profundo sueño reparador, los incorrectos pueden dar lugar a una mala noche, dejando a la persona en condiciones de arrastrar sus pies al día siguiente.

Entre los culpables están los alimentos ácidos como la carne, los huevos y los productos lácteos que pueden conducir al reflujo durante la noche.

“Si usted come algo ácido antes de dos horas de irse a la cama, probablemente todavía lo tenga en el estómago y podría causar algo de reflujo gastroesofágico”, consideró Blake-Gumbs, en declaraciones dadas al Huffington Post.

Recomendó consumir alimentos ligeros antes de dormir como frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos como almendras, que no causan problemas gastrointestinales en la noche.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios