18 de Diciembre de 2017

Riviera Maya

Explosiones de Calica arriesgan a la fauna: ambientalista

A través de Youtube se compartió un video donde se acusa a la empresa del daño que causa al medio ambiente.

La imagen, tomada del video de la red social, muestra la deforestación que ocasiona la empresa. (Cortesía/Youtube)
La imagen, tomada del video de la red social, muestra la deforestación que ocasiona la empresa. (Cortesía/Youtube)
Compartir en Facebook Explosiones de Calica arriesgan a la fauna: ambientalistaCompartir en Twiiter Explosiones de Calica arriesgan a la fauna: ambientalista

Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- En Río Secreto es común que en los recorridos de la tarde haya vibraciones en el interior de las cavernas, y los guías asumieron desde hace tiempo que se debe a las explosiones que realiza Calica, aunque Miguel Rico Diener, asesor de la empresa, asegura que esas acusaciones no existen.

“Se siente cómo se mueve el suelo. Especialmente ocurre más un día a la semana, pero el resto es en menor medida”, recordó Yamir Gil, ex colaborador de Río Secreto, que dista alrededor de 4 kilómetros de la cantera de Calica, donde se hacen las voladuras.

Todos los días a la hora de la comida, entre la 13:00 y las 15:00 horas se hacen las detonaciones, confirmó Rico Diener.

“El momento de la voladura, se hace a la hora de la comida. Tienen razón cuando dicen que a tal y hora y tal hora porque a esa hora no hay nadie en la cantera, sino en el comedor. A pesar de que todo el mundo ya está afuera de la zona, hacemos un barrido en toda la zona para asegurarnos que no haya personas, animales, nada que pueda ser afectado. Se toca una alarma y viene la detonación”, describe el representante de la empresa.

Deforestación afecta a especies

Antes de las explosiones, se hacen los desplantes de especies de flora. Además de cimbrarse el subsuelo a 4 kilómetros de distancia, un páramo de tierra sin árboles queda como resultado de esas prácticas, y se vieron reflejadas en dos cápsulas que la productora Saudade colgó en Youtube en semanas pasadas.

En ella el ambientalista Raúl Padilla advierte el desplazamiento de las especies de fauna que rondan en la zona. A él, que colabora con la Red de Protección del Jaguar, le preocupa que el jaguar y el resto de especies que están amenazadas, se queden sin su hábitat a causa del avance de la deforestación y las explosiones.

También te puede interesar: Solidaridad, primer lugar en deforestación

Dentro de la propiedad de Calica, de donde se extrae material para construcción, hay jaguares. El mismo José María Xacur Río, gerente de Recursos Humanos de la empresa, lo reconoce, pero además asegura que están, junto con las otras especies, libres de afectaciones.

“Lo que se vuela se desplanta con antelación, las especies se tiene que preservar y rescatar. Hay un cordón de seguridad de medio kilómetro a la redonda de donde se hace la voladura, incluso se cierran los accesos y se hace un recorrido para evitar que haya personas”, dijo.

Se vigila antes de una detonación

Además defendió las acusaciones respecto a los movimientos de la corteza por las explosiones. Según él, la voladura se hace hacia abajo, es decir de manera vertical y no horizontal, por lo que no deberían sentirse, e incluso se aseguran que esto no pase.

“Los animales ya no están, en el momento que oyen ruido de la maquinaria se alejan, incluso en el momento que empieza el desmonte de terreno los animales se van retirando. Nunca hemos encontrado a un animal muerto, menos a un trabajador, y llevamos 29 años operando esa situación”, declaró.

El delegado de la Semarnat, José Luis Funes, no está del todo convencido ante lo mencionado. En la entrevista que ofreció el 29 de mayo pasado poco dijo del estado que guardan las actividades de Calica, aunque prometió que serán inspeccionados.

También te puede interesar: Clausuran obras que devastaron flora nativa

En su defensa Xacur Río retrató un escenario que dista mucho de lo que el video de Saudade muestra:

“Una vez que haces la voladura, tanto los materiales como los residuos quedan libres de contaminantes. Lo que cae al manto freático es tierra y roca. No hay ningún tipo de contaminación (…) Se va explotando y luego se hacen pendientes de terreno que se van reforestando, y se hace por fases. Las pendientes se hacen con el mismo material y tierra, y esa pendiente se hace para que los animales puedan bajar a tomar agua”.

Venados, coatis, mapaches, tayras, jabalís, entre otros, cohabitan con el jaguar, y lo hacen muy cerca de la zona impactada que según los ambientalistas como Raúl Padilla, podría poner en riesgo su existencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios