13 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Encuentran en Tulum al eslabón perdido de América

El esqueleto de Naia fue hallado en un cenote que reproduce condiciones de vida de la era de hielo.

Ayer el INAH dio a conocer el descubrimiento del esqueleto humano más antiguo del continente, ubicado en las profundidades de un cenote de Tulum. (Cortesía/INAH)
Ayer el INAH dio a conocer el descubrimiento del esqueleto humano más antiguo del continente, ubicado en las profundidades de un cenote de Tulum. (Cortesía/INAH)
Compartir en Facebook Encuentran en Tulum al eslabón perdido de AméricaCompartir en Twiiter Encuentran en Tulum al eslabón perdido de América

Redacción/SIPSE
TULUM, Q. Roo.-   Estudios de ADN mitocondrial colocan al esqueleto humano descubierto en el sitio arqueológico Hoyo Negro, ubicado dentro de una cueva en lo profundo de un cenote de este municipio, como el eslabón que faltaba para poder confirmar el vínculo que existe entre los primeros pobladores de América y los grupos indígenas contemporáneos de este continente.

De acuerdo con un comunicado de prensa emitido ayer por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), este esqueleto, que ha sido estudiado durante los últimos tres años, se trata del más completo y genéticamente intacto que se ha encontrado en América, el cual pertenece a una joven de entre 15 y 16 años que murió dentro de una cueva inundada después de la última glaciación que finalizó hace unos 10 mil años, y cuyos restos son los más antiguos localizados en este continente. 

Tiempo detenido

El lugar donde fue hallado el esqueleto humano, que ha sido bautizado como la “Joven de Hoyo Negro” o “Naia”, es un sitio arqueológico que, según los investigadores es una especie de burbuja en donde el tiempo se ha detenido.  “Hoyo Negro es una cápsula de tiempo que ha conservado la información sobre el clima y la vida humana, animal y vegetal que existían al final de la última era de hielo”, indicó James C. Chatters, antropólogo y paleontólogo de Applied Paleoscience and Direct AMS.

Cenotes, fuentes de datos

El doctor Dominique Rissolo, arqueólogo del Instituto Waitt afirmó: “Hoy en día, los cenotes y las cuevas inundadas de la Península de Yucatán son las fuentes más prometedoras para el estudio del hombre Paleoamericano. Estos sitios sumergidos que datan de la era de hielo son una oportunidad única para conocer una parte de la historia humana desconocida hasta hoy respecto a la interacción entre el ser humano y su medio ambiente en un entorno prehistórico completamente distinto al actual”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios