16 de Enero de 2018

Quintana Roo

Prefieren pagar refrendo que perder sus metales preciosos

Alrededor de 150 pignorantes acudieron al Nacional Monte de Piedad para mantener la propiedad de sus prendas.

Ocho de cada 10 personas que esperaban turno en la larga fila a las afueras del Nacional Monte de Piedad pretendían pagar refrendo. (Enrique Mena/SIPSE)
Ocho de cada 10 personas que esperaban turno en la larga fila a las afueras del Nacional Monte de Piedad pretendían pagar refrendo. (Enrique Mena/SIPSE)
Compartir en Facebook Prefieren pagar refrendo que perder sus metales preciososCompartir en Twiiter Prefieren pagar refrendo que perder sus metales preciosos

Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La golpeada economía de las familias chetumaleñas tuvo un desenlace crítico para el mercado prendario local, ocho de cada 10 personas que esperaban turno en la larga fila a las afueras del Nacional Monte de Piedad pretendían pagar refrendo al vencimiento de los cuatro meses de plazo que otorga la institución al empeño de alhajas de oro, para tener nuevo plazo de rescate de las mismas

La segunda quincena de noviembre y la primera de diciembre de 2012 fue el periodo que incitó al empeño para gastos decembrinos y alrededor de 150 pignorantes acudieron ayer a pagar entre 300 y mil pesos con tal de no perder sus metales preciosos.

El Nacional Monte de Piedad ofrece una tasa de interés mensual del 3 por ciento; en un caso específico, la prenda cotiza valor comercial de nueve mil 600 pesos, a lo que el organismo ofrece hasta seis mil pesos de préstamo (62.5 por ciento); el pignorante cuenta con cuatro meses para cubrir un total de seis mil 720 pesos para rescatar la prenda, a raíz de 180 pesos mensuales de tasa de interés.

Al momento que el interesado pretenda tener cuatro meses más de plazo para el desempeño se aplica el concepto de refrendo y es aquí donde se anexa un mes extra de intereses, haciendo un pago de 900 pesos para obtenerlo.

Según versiones obtenidas por personas que conformaron fila de espera para realizar la transacción, la economía familiar no mantiene el estatus de solvencia, por ello conservan la necesidad de costear la tasa de interés, obtener un nuevo plazo y ahorrar los recursos financieros para dentro de cuatro meses “desempeñar la prenda”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios